Con una cuota provisional, se espera que México permanezca como sede del GP.

Semanas después a la noticia que causó disgusto en los aficionados al Gran Premio en el país; la Jefa de Gobierno de la CDMX , Claudia Sheinbaum, anunció un cambio de parecer respecto a la cancelación de la Fórmula 1. 

En búsqueda de no perder la llegada de uno de los eventos más importantes a la Ciudad de México, se anunció que el Gobierno Federal invertirá 400 millones de pesos, justo la mitad del financiamiento original que era de 800 millones. 

Las prioridades del Gobierno Federal fueron planteadas por Sheinbaum, y a pesar de remarcar que la Fórmula 1 no formaba parte de la lista prioritaria, afirmó que quieren conservar uno de los eventos deportivos que más traen turismo. 

Con idea de que llegue al Autódromo Hermanos Rodríguez más variedad, como torneos de motocicletas, se aseguró perseverancia en el tema y de que se buscarán más patrocinadores de la inversión privada. 

En cuenta con la trayectoria que tiene el Gran Premio en el país, desde 1962 en una primera etapa, así como la importancia del premio a nivel mundial, hace necesario el trabajo para que el gobierno mexicano persista en abrir sus puertas. 

El hecho de conocer que la Fórmula 1 es la competencia reina del automovilismo y a su vez rememorar la calidad que ha tenido el Autódromo con la organización de las carreras desde su retorno en 2015, explica por qué no puede permitirse que la oportunidad se escape.