• Una nueva era comienza en los Bengals.

Los Cincinnati Bengals llenaron oficialmente su vacante de entrenador en jefe el lunes con la adición del ya ex coach de mariscales de campo de Los Ángeles Rams, Zac Taylor.

Te puede interesar Récords que se rompieron durante el Super Bowl LIII

Mientras que el acuerdo se había rumoreado durante algún tiempo, el equipo tuvo que esperar a que terminara la temporada de los Rams para anunciar la contratación. Los Bengals finalmente pudieron confirmarlo el lunes después de la derrota del Super Bowl de los Carneros ante los New England Patriots.

Taylor compartió su sentir sobre el movimiento en una declaración:

Estoy feliz y afortunado de unirme a los Cincinnati Bengals como entrenador en jefe. Esta es una gran organización con buena gente y una rica historia y estoy emocionado de comenzar. Estoy buscando agregar a esa historia estableciendo altos estándares. Hacemos a todos aquí responsables de esos estándares. Hay mucho trabajo que hacer y este es el primer día. Vamos a atacar todos los días con entusiasmo para que este equipo esté listo“.

El coach de 35 años ha pasado los últimos dos años con los Rams bajo el mando de Sean McVay, donde trabajó como asistente del entrenador de receptores en 2017 antes de ser ascendido a entrenador de mariscales de campo en 2018.

Sirvió en ese rol con los Miami Dolphins durante tres años antes de ser promovido a coordinador ofensivo de manera provisional durante cinco juegos al final de la temporada 2015. También fue el coordinador ofensivo en la Universidad de Cincinnati en 2016.

A pesar de tener una experiencia limitada sobre el rol de entrenador de posición, demostró ser invaluable con los Carneros en la producción de la ofensiva No. 2 de la liga y ayudarlos a llegar al Super Bowl, lo que también probablemente impulsó su firma.

Según Albert Breer de The MMQB, Taylor tuvo entrevistas con los Bengals, los Broncos y los Cardenales .Aterrizó en Cincinnati, convirtiéndose en el primer entrenador nuevo del equipo en 16 años después del despido de Marvin Lewis. Espera ayudar a la organización a ganar su primer juego de playoffs desde 1990.