• A unos días de comenzar la agencia libre, el conjunto de Cleveland cimbró la liga.  

Tras darse a conocer que Jarvis Landry, ex receptor estelar de Miami, fue canjeado a los Browns, el equipo de Cleveland dio la campanada al dar a conocer que habían concretado 2 movimientos en su roster de cara a la nueva temporada. Tyrod Taylor, ex mariscal de Buffalo Bills, pasa a los Cafés, mientras que al mismo tiempo, el conjunto de la perrera envió a su quarterback novato, Deshone Kizer, a Green Bay a cambio del esquinero, Damarious Randall.

Los Browns, en primera instancia, negociaron con Buffalo Bills al mariscal de campo, Tyrod Taylor a cambio de la selección global número 65 del Draft 2018. John Dorsey, gerente general de Cleveland, adquirió a Taylor pensando en él como un quarterback “puente”, pensando en seleccionar a alguno de los mejores prospectos en primera ronda y darle un periodo de adaptación a la NFL, por lo que Tyrod aportaría su experiencia para dejar madurar al mariscal novato que llegue.

Por otra parte, Dorsey dejó ir a Kizer con rumbo a Green Bay a cambio del esquinero, Demarious Randall, asumiendo que el egresado de Notre Dame no encajaba más en los planes a corto y mediano plazo para Cleveland. En compensación, el conjunto de Ohio se hace de los servicios de un jugador elegido en 2015 y que llegará a complementar una defensiva en plena reconstrucción.

Packers, por último, adquiere a un mariscal de campo que fungirá como reserva de la súper estrella, Aaron Rodgers y al que “formarán”, para que pueda asumir el rol de titular cuando Rodgers se ausente. La firma de Kizer con los Empacadores tendrá como consecuencia el fin de Brett Hundley, quien hasta el día de hoy era el suplente de Rodgers,  en su estadía con los Packers.

Comentarios