Bell no jugó en toda la temporada 2018 de la NFL.

La novela entre Le’Veon Bell y Pittsburgh Steelers llegó a su fin. El corredor ha elegido a los New York Jets para continuar su carrera en el futbol americano profesional, donde firmará por cuatro años y 52 millones de dólares, 13 millones por campaña, de acuerdo con el periodista Adam Schefter.

Bell no llegó a un acuerdo con Pittsburgh por sus servicios al ofrecerle un contrato de 14 millones por temporada, precio que no aceptó y se quedó por un año sin jugar. No obstante, fue etiquetado como jugador franquicia y tiempo después se le quitó ese privilegio para convertirse en agente libre.

Sin Antonio Brown y Le’Veon Bell, la franquicia de negro y amarillo deberá depender de Juju Smith-Schuster y James Conner, como receptor abierto y corredor respectivamente; aunado a los últimos momentos del mariscal Ben Roethlisberger, en una AFC Norte que pinta para ser muy competitiva con los canjes que han realizado Cleveland Browns y Baltimore Ravens.

En el caso de Ravens, Mark Ingram y Earl Thomas se convirtieron en sus nuevos jugadores para la campaña 2019. Ambos vienen de New Orleans Saints y Seattle Seahawks respectivamente. El segundo era considerado uno de los profundos más cotizados en toda la agencia libre, pues varios equipos, entre ellos Dallas Cowboys, manifestaron sus deseos por él.

Proveniente de la Universidad de Michigan State, Le’Veon Bell llegó a la NFL en el 2013 con Pittsburgh Steelers. En 62 partidos promedió 5,336 yardas, 1,229 acarreos, 35 touchdowns y ocho balones sueltos. Solo terminó una temporada completa (2014) debido a que era un atleta que luchaba constantemente con lesiones.