• La antesala del Mundial podría desaparecer y efectuarse un mini torneo internacional. 

Pocas selecciones presumen el tener el trofeo de la Copa  Confederaciones, pero para muchos equipos es cansado jugar este tipo torneos, ya que le quitan descanso a muchos futbolistas, previo al inicio de los diferentes certámenes internacionales.

Por otro lado, el beneficio de este torneo es analizar un posible panorama a la Copa del Mundo. Los mismos cuadros los puedes volver a enfrentar en la justa mundialista, brindando una idea de su estilo de juego, esquema y mentalidad.

Al igual que el Mundial de Clubes de la FIFA, este torneo es el escenario ideal para los visores europeos y jugadores, que buscan dar el salto a una liga del “viejo continente”.

Un ejemplo de esto, fue el ex América, Pavel Pardo, gracias a sus actuaciones en la Confederaciones 2005 y Mundial 2006, “El Bebé” llegó al Stuttgart de la Bundesliga. 

Además, es un torneo para que los equipos prevengan los traslados, derrama económica y logística, antes de iniciar una justa mundialista.

A pesar de ello, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ha propuesto quitar este torneo para suplirlo con un “Mini Mundial” complementario, que se haga cada dos años y donde califiquen ocho selecciones.  

Comentarios