• Los marroquíes no estuvieron de acuerdo con el videoarbitraje, en el duelo contra España. 

La primera queja contra el VAR llegó a tierras mundialistas, luego de que éste le diera el pase a España a la siguiente ronda. Situación que no agradó a “Los Leones de Atlas” de Marruecos.

Te puede interesar: Maradona elogió a México en la Copa del Mundo

“Nos indigna que no se trate a todos por igual. En Portugal pasó algo similar y no se paró el partido para ayudarse del VAR. Pedimos que nos traten por igual“, dijo el arquero, Munir, al concluir el encuentro celebrado en Kaliningrado. 

También, el entrenador, Renard Hervé, habló al respecto: “Algunas amarillas fueron merecidas, pero Piqué también la mereció. En el segundo gol el balón salió de un lado y se sacó del otro. ¿Está autorizado? Si no es así, fue un error garrafal”, comentó.

Además, no quiso hablar acerca de la derrota ante España y felicitó a sus jugadores por el esfuerzo: “Ahora tenemos que centrarnos en el resultado final. Vinimos con el objetivo de ganar a España. Es una mezcla del Real Madrid y el Barcelona, con jugadores extraordinarios. En el primer partido nos faltó experiencia”, aseguró.

Para finalizar, el estratega cree que su equipo puede competirle a un rival fuerte como el conjunto ibérico: “Vine para aprender y hemos aprendido muchísimo, por ejemplo como es el deporte de élite. Hay que estar orgulloso de todos.También de la afición porque es muy emocionante escuchar el himno tan lejos de Marruecos. Vamos a disfrutar del presente y ya hablaremos del futuro”, concluyó.

El segundo gol de España, cortesía de Iago Aspas, fue a revisión del VAR, debido a un aparente fuera de lugar, pero el videoarbitraje sacó de dudas a todas.

 

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorEl Benfica, bajo investigación
Siguiente artículoJames Harden es el MVP de la NBA
Cronista Deportivo, con Pumas en el alma. Amante de la poesía y rockero en el corazón, Juventus, Bulls, Dodgers y Packers. "No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie", Eduardo Galeano.