• Los de Guadalajara debutan en Copa MX ante Cimarrones de Sonora 2-1, siendo la primera ocasión que cruzan juego. 

Para ambos equipos, la disputa de este duelo significaba una oportunidad. Para Chivas, que ha ganado dos títulos en las últimas tres finales como parte de la Copa MX, resultaba necesario esparcir ese buen inicio como parte de un debut ideal en 2019.

Por el otro lado, Cimarrones de Sinaloa buscaba un regreso sorpresivo a este certamen, ya que su última actuación en Copa MX fue en el Clausura 2018.

Con dichos objetivos y metas planteadas, las escuadras saltaron a la cancha del estadio Héroe de Nacozari, en Hermosillo. Los rojiblancos se adueñaron del tiempo y espacio en toda la primera parte con constante presión por parte de cada jugador, conexión y fluidez, aparte de contar con la calma de Cimarrones.

Esta calma permitió al “Rebaño Sagrado” emocionarse en cuanto Hedgardo Marín anotó el primer gol de la noche. Un remate único desde el centro del área fue lo que inauguró el marcador.

Permanecer con esa energía, hizo posible que sólo diez minutos después, los dirigidos por Cardozo se hicieran de una segunda anotación. Una vez más, producto de la distracción del local, específicamente por error del cancerbero Ricardo Díaz; quien liberó la pelota directa para Jesús Godínez.

A pesar de no evidenciar alguna reacción ni resistencia ante la situación, se esperaba una goleada para los sonorenses.

Sin embargo, con la ventaja “asegurada”, Chivas disminuyó su juego, rebajándose al nivel pasivo de Cimarrones, cosa que definió la segunda mitad. Ante la relajación, los locales comenzaron más ofensivos, y así obtuvieron anotar al minuto 51’, como parte de un tiro libre; obra de Miguel Vallejo.

El resto del tiempo se resumió en exceso de confianza en los tapatíos, así como insistencia por el lado rival.