• Colombia estará presente en Rusia 2018

En 1994, la afición colombiana sufrió su mayor tragedia futbolística con el asesinato de Andrés Escobar, un hombre que un simple error en un juego le costó la vida y quien hoy hubiera cumplido 51 años.

Escobar Saldarriaga nació un 13 de marzo de 1967 en Medellín, Colombia y en su infancia estuvo en varias escuelas de futbol hasta que debutó en el profesionalismo con el conjunto más representativo de su ciudad, el Atlético Nacional, el 31 de agosto de 1986.

Con los “verdolagas”, Escobar se convirtió en un pilar de un equipo que dominó en su país y a todo el continente sudamericano, ganando dos ligas cafetaleras en los años 1991 y 1994, aparte de la Copa Libertadores en 1989 y la Interamericana de 1990. Además del Atlético, tuvo un paso breve por el Young Boys de Suiza.

 

Con la Selección de Colombia fue parte fundamental de una de las mejores generaciones en la historia, con nombres como Carlos Valderrama, Fredy Rincón, Faustino Asprilla, René Higuita entre otros, siendo dirigidos por Francisco Maturana y donde escribieron páginas para recordar en los Mundiales de Italia 1990 y Estados Unidos 1994, aparte de que en 1993, golearon a Argentina en Buenos Aires. Andrés destacó por su clase, técnica y visión de juego.

 

 

Precisamente en Estados Unidos, los colombianos partían como favoritos, sin embargo, tuvieron un arranque desesperanzador, perdiendo contra Rumania.

Así que en el cotejo ante los anfitriones partían con la presión de ganar, y desafortunadamente en ese escenario llegó el error que cambió la vida de Escobar cuando cortó un centro en el área, pero el balón se desvió y se incrustó en la portería defendida por Oscar Córdoba, decretando así la derrota y la eliminación de la Copa del Mundo.

 

 

 

Pocos días después del fracaso “cafetalero” y Andrés, quien  estaba casi amarrado para jugar con el AC Milán, ya de regreso en Medellín vivió sus últimas horas el dos de julio de 1994, cuando en la noche de ese día, discutió con los hermanos Henao, involucrados con el narcotráfico colombiano, Pedro David y Juan Santiago afuera de un restaurante y finalmente, el chofer de éstos, se bajó de un auto y le disparó al zaguero, quien murió en el hospital. De esta forma, Colombia y la región de Antioquia lloró la muerte de uno de sus futbolistas más prometedores.

 

 

 

Comentarios