• Una nueva potencia en el futbol europeo detonó luego de la catastrofe. 

La fecha, el 8 de marzo. El lugar, Camp Nou de Barcelona. El marco, juego de vuelta en los octavos de final de la Champions League. Pocos escenarios y momentos en una institución son tan determinantes como lo fue ese día para el Paris Saint-Germain, que buscaba dar el salto de calidad que buscaba, desde que fuera comprado por el grupo inversiones de Qatar en 2011.

Jugadores de talla mundial fueron atraídos al proyecto de la “Ciudad Luz“, con la encomienda de buscar el prestigio y presencia en el escenario continental que tanto ambicionaba el jeque, Nasser Al-Khelaifi. Para ello, estrellas como Diego Lugano, Thiago Silva, Javier Pastore, Kevin Gameiro, Zlatan Ibrahimovic, aterrizaron el el “Parque de los Príncipes”. Inmediatamente dominaron y heredaron el monopolio dejado por el Olympique de Lyon. Esto no fue suficiente para su ambición; deseaban más.

Resultado de imagen para javier pastore ibrahimovic

Toda fecha llega y parecía que el día D para la institución fundada en 1970, lo era contra el cuadro catalán. Después de haber maniatado a un descontrolado cuadro ‘blaugrana’ en Francia y goleandolo 4-0, el resultado se veía al alcance, su momento había llegado. Eliminar a un gigante era la encomienda y condimento necesario para alzar un trofeo, que solo sus vecinos de Marsella pudieron hacerlo en 1993. Del sueño pasaron a la pesadilla.

Resultado de imagen para psg vs barcelona 2017

La hecatombe vino con una voltereta sin igual. Messi, Neymar Jr. en dos ocasiones y un gol cardíaco de Sergi Roberto, dieron un golpe de realidad al equipo de Unai Emery. ¿Retroceso? Tal vez. El encuentro desnudó el nulo ADN ganador y la ausencia de un líder con hambre, talento y clase para dirigirlos hacia la gloria. Esto, lejos de tirarlos, determinaron dar un vuelco, cimentado en el desastre y la humillación, a ser uno de los clubes más temidos en toda Europa.

Resultado de imagen para psg vs barcelona

Como daga al cuello, los “petrodolares” del PSG sedujeron al jugador que ellos creían era el indicado y que residía en el club que hacía poco los había humillado; Neymar Jr. Con la promesa de darle el rol protagonista, la elástica número 10 y un Balón de Oro, el brasileño rompió la sombra de Lionel Messi y con 222 millones de euros, tomó un pasaje directo a París. El cambio había comenzado.

Con Neymar, dos escoltas de lujo arribaron para sentar un precedente. Daniel Alves, futbolista explosivo como ganador y competitivo, se sumó al proyecto por banda derecha. Kylian Mbappé, joya gala y futura figura, fue arrancado del AS Mónaco con una cesión engañosa y obligación de compra. para despistar el Fair Play Financiero de la FIFA.

Todo en suma, da como resultado un club fuerte en todo rubro, que tendrá una nueva oportunidad ante el otro titan español en febrero; el Real Madrid. De ganar ese partido, se habrán cobrado esa deuda y serán, de inmediato, candidatos para todo. El futbol da revanchas y el PSG, tiene la suya.

http://

Comentarios