• El francés amplió su equipo de seguridad.

No es novedad que en México se desborde pasión por los ídolos locales. Tal y como sucede con Sergio “Checo” Pérez en la Fórmula 1. Esta temporada en particular, el “tapatío” ha vivido una intensa rivalidad con su compañero de equipo, Esteban Ocon. El público mexicano se ha hecho sentir a través de redes sociales, desde insultos hasta lo inaceptable como amenazas de muerte. Por ese motivo, para el Gran Premio de México, el piloto “galo” ha tomado medidas.

Ocon llegó más tarde que los demás a México, escoltado por policías y su propia seguridad, el francés dijo al diario L’Equipe: “Era necesario tomar precauciones para evitar problemas. He recibido muchas amenazas de muerte desde el GP de Azerbaiyán, pero tengo a todas las personas que necesito para mi seguridad. Todo está bien y espero que así siga durante el fin de semana”.

En el día de medios, “Checo” dijo que esperaba un buen comportamiento de sus compatriotas para con Ocon: “No creo que los aficionados vayan a ser malos con Esteban. Naturalmente aquí me animarán mucho, pero no veo ninguna razón por la que deberían ser malos con él. Le han tratado muy bien en todos los eventos en los que hemos estado”.

La polémica empezó con ambos pilotos en el GP de Azerbaiyán, cuando Pérez no dejó pasar a Ocon y tratar de cazar a Ricciardo para acceder al podio. Después, en Bélgica, ambos pilotos chocaron entre ellos un par de veces y esto provocó que “Checo” abandonara la carrera a falta de pocas vueltas para terminar. En esa ocasión, Esteban tuiteó que el mexicano lo había tratado de matar. Tras estos incidentes, la escudería intervino y amenazó con despedirlos a ambos si no se solucionaba el tema. Ahora parece que la tensión ha bajado y todo parece indicar que correrán con libertad en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

Comentarios