• El ex corredor pasó nueve años en prisión

Con su salida de la cárcel, tras nueve años de encierro, se cerró  otra página en la polémica vida  de O.J. Simpson, que de ser un ejemplo para la sociedad norteamericana, terminó hasta como objeto de odio.

Orenthal James Simpson, nació el 9 de julio de 1947, en San Francisco, California, levantándose de un entorno complicado con enfermedades, adoptó al futbol americano como forma de vida. El joven Simpson jugó en la Universidad del Sur de California, donde desde 1967 a 1968, acumuló 3,160 yardas por tierra y ganó un trofeo Heisman en el 68. Un año después, comenzó una legendaria carrera en la NFL.

“The Juice” jugó con los Bills y con los 49ers, para registrar 11,237 yardas y 61 TD por acarreo, convirtiéndose en uno de los mejores RBs de la historia y ganando un sitio en el Salón de la Fama en la  Clase 1985. Casi a la par de su carrera deportiva, el californiano comenzó una trayectoria también exitosa como conductor y actor, así también se hizo de una fama como hombre de familia y con una intachable reputación.

Sin embargo, la vida de Simpson cambió drásticamente un 12 de junio de 1994, cuando la policía de Los Ángeles, descubrió los cuerpos asesinados de su ex esposa, Nicole Simpson y el amigo de ésta, Ron Goldman, en la residencia Simpson. rápidamente se le vinculó a Orenthal con el caso y luego de una larga persecución que llamó la atención de varios medios internacionales y de casi todos los angelinos y estadounidenses en general, el otrora jugador fue sometido a un largo y polémico juicio, hasta que el 3 de octubre de 1995, a pesar que todas las pruebas indicaban que era el autor del par de asesinatos, O.J. fue declarado como no culpable, todo dentro de un evento mediático que marcó la década de los 90.

Luego del escándalo y de tener una vida relativamente tranquila, aunque nunca lejos de los focos entre las ciudades de Los Ángeles y Miami, hasta que en el 2007 fue detenido nuevamente por los delitos de robo a mano armada, coacción y secuestro, al querer recuperar parte de su memorabilia robada en las Vegas, Nevada  y al contrario de lo que pasó 13 años antes, James pasó nueve años en una prisión de Nevada, hasta que ayer recuperó su libertad, por buena conducta.

A pesar de todo esto, no sabemos como podría concluir la historia de uno de los personajes más polémicos en la historia del deporte.

@ortega_quevedo

Comentarios