• El Cruz Azul se reforzó con cinco elementos para el Clausura

Llegó un nuevo torneo para el Cruz Azul y con ello nuevas esperanzas para los aficionados azules cimentadas por los refuerzos que siempre llegan y esta campaña no será la excepción, cuando ya se han escuchado comentarios a favor o en contra sobre ellos.

En primera instancia, los “cementeros” se hicieron de los servicios de los jugadores de la Liga MX, Carlos Fierro, José Madueña y Javier Salas , quienes tanto en Chivas y Xolos fueron cumplidores y tuvieron algunos buenos momentos, pero no significaron ninguna diferencia para sus anteriores conjuntos, algo que para la historia del equipo celeste debe significar mucho en la búsqueda de nuevas figuras.

 Los refuerzos estelares resultaron ser el argentino, Walter Montoya, quien en su paso por el Sevilla solamente jugó en siete partidos. Con el Rosario Central de Argentina demostró ciertas condiciones, pero por sus antecedentes inmediatos, Montoya significa una incógnita y los de La Noria ahora no se pueden dar el lujo de contar con éstas.

Por otra parte, los de azul acaban de amarrar a Carlos Peña, quien desde el Mundial de Brasil 2014 ha dejado mucho que desear en su rendimiento y dejó más penas que glorias en Chivas y en una segunda etapa con León y en su aventura europea tuvo un paso irregular por el Rangers de Glasgow. Peña ha sobresalido más por sus problemas personales en los últimos años y esa es la última contratación cruzazulina.

A estos refuerzos más les vale funcionar, porque de otra manera, a la directiva celeste se le reprochará de nueva cuenta el ser uno de los factores de porqué no pueden levantar un título liguero desde hace 20 años.

Comentarios