• Las Vegas mata al boxeo poco a poco.

La pelea que todo el mundo esperaba, llegó. La contienda que hace parecer que los años de gloria del boxeo regresan, no defraudó. Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Gennady Golovkin, dejaron el alma en el ring, en una batalla que será recordada por todos.

‘Canelo’, desde el primer segundo salió a demostrar que, como lo ha dicho, esta es “su era”. ‘GGG’ se vio desconcertado por los movimientos de el de Jalisco. Sin embargo, en el cuarto despertó y logró sembrar a Saúl en un par de ocasiones.

Se fue la mitad de la pelea y con ella, las emociones de la arena aumentaron. Las gradas fueron la locura comanda por los gritos de apoyo hacia el mexicano, seguido por los que alentaban al Kasajo.

Los movimientos de cintura del ‘Canelo’ Álvarez y la presión de Golovkin, fueron el común denominador de las siguientes campanadas. Saúl, tirándose contra las cuerdas y contragolpeando, fue poco a poco encaminado la contienda a su favor.

En el noveno conectó un volado de derecha que se estrelló en la quijada del campeón del mundo, que levantó a propios y extraños, que sería el adelanto del décimo round, que fue el de mayor intercambio: La arena MGM explotó. Ambos pudieron caer ante el poder del contrario. La fortaleza y resistencia de los dos, salieron a flote. Asalto de alarido.

La pelea se hizo vieja. ¡El doceavo fue un pandemonio! Confirmó que sin duda, es la era del ‘Canelo’. Dominó en su totalidad. Ambos pugilistas se fajaron y una vez más, el cáncer del boxeo y los que lo asesinan semana a semana; de nuevo aparecieron. Los jueves dieron empate. Un empate que trae en el horizonte una revancha. Que vuelve a ilusionar, pero que deja en claro que el ganador, no ganó.

La pelea será recordada por todos, a pesar de los jueces, porque hubo box. Y eso, en esta época, ya es mucho.

Comentarios